Povnia

Una (así se llama ella) cae, literalmente, en escena. Llega con los recuerdos de su pequeño país y sus últimas pertenencias en una mochila. Dice ser superviviente de la cadena de catástrofes sucedidas en Povnia, un lugar perdido que podría ubicarse entre Opa y U.R.
Una es, de pronto, una inmigrante involuntaria que desconoce el idioma y las reglas del lugar al que llega. Está lejos de casa, sus amigos no aparecen y no tiene casi nada, salvo problemas. Pero aunque parezca que no paran de sucederle infortunios, está viva, y se repone siempre. Descubre, en cada cosa, gesto o mirada, algo que la impulsa hacia delante. Porque Una dice mucho más que con palabras, y así igual le entendemos, y nos encariñamos con ella.
A pesar de ella no hablar castellano, la comunicación con el público es efectivísima, a quienes, además, en su idioma interroga, y los hace ser parte de ese estadio. 
Así Lila Monti compone un personaje sumamente tierno, divertido, y que llega a  emocionar en ciertos momentos. La ductilidad de la actriz para pasar por estos distintos climas, y el manejo de su cuerpo, refleja su talento. Sabe moverse en el escenario. Su trabajo se completa con la buena dirección por parte de la dupla Cristina Marti y Guillermo Angelelli, ex integrantes del legendario Clú del Claun en la década del 80.
“Povnia” habla de las pérdidas y de los encuentros, de la necesidad de contacto, de los impulsos vitales. Transita por lo que murió, pero también por lo que nace.


Ficha técnica:
Actriz: Lila Monti.
Dramaturgia: Lila Monti, Cristina Marti y Guillermo Angelelli.
Dirección: Cristina Marti y Guillermo Angelelli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario