El casting

José María (Daniel Ibarra) es de esos actores que luchó y que nunca se le dio la oportunidad. Con una ex mujer que lo presiona y algunas deudas que lo aprietan, llega a la puerta de la mansión de un ex compañero para pedirle trabajo, con un buen guión y algunas rutinas. Allí, fuera de la reja de esa gran casa, mientras espera su turno para ser atendido, se cruza con un inglés (Augusto Ghirardelli) perdido, con quien, sorpresivamente, comparten profesión. Atrás de ellos, en un banco de plaza, un hombre con una guitarra (Eduardo Lázaro) los mira, y musicaliza las situaciones. Ellos allí están, y esperan. 
“El casting” refleja el sacrificado y competitivo mundo del actor, inestable y fugaz. Un  hombre que, por ese único deseo de ser elegido, se someterá a las más insospechadas bajezas, al lado de un extraño que lo mira, y pone a prueba. 
El texto de Sebastián Kirszner, también director de la obra, vuelve a trabajar, como ya vimos en otros guiones de él, con un interesante uso de la palabra, bien plantado en las actuaciones de sus protagonistas. Un trío, ya probado en “Rats, casi un musical”, cuyo interesante trabajo con el juego verbal, se vuelve a su vez físico. Así los actores demuestran, además, un buen uso del cuerpo, a favor de la acción. 
La puesta nos permite ver todo desde la altura, detrás de la reja de aquella mansión, a la que se acerca este esperanzado hombre. Así el espectador es parte de este vínculo vertical que se entreteje, también en el espacio. 
Cuando las necesidades de alguien están sometidas al poder del otro, y el amor por una vocación que se torna difícil para convertir en profesión. 


Ficha técnica: 
Actores: Augusto Ghirardelli, Daniel Ibarra y Eduardo Lázaro. 
Guión: Sebastián Kirszner.
Dirección: Sebastián Kirszner. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario