El ángel de la culpa

Un detective (Osmar Núñez) es asignado para investigar el homicidio de un hombre por parte de un joven (Walter Bruno). Las evidencias parecen irrefutables en el lugar del hecho, pero las circunstancias son el pretexto para aligerar la conciencia.
"El ángel de la culpa" es una obra que pone al descubierto el alma humana. El escritor chileno Marco Antonio de la Parra se inscribe en el marco de la violencia urbana y la soledad, abriendo distintos interrogantes sobra la existencia y la condición del hombre.
Dora Milea, directora de la obra, encontró en la dupla protagónica el contrapunto perfecto. El trabajo de los actores con lo dicho, y el físico, responden a marcaciones precisas, bien resueltas.
La verborragia de Osmar Núñez, siempre con ese magnetismo que causa verlo actuar, dispara las palabras, por momentos, como balas, que recibe el cuerpo de Walter Bruno. El acusado, sumiso, en shock en todo momento, hace carne todo lo dicho por el investigador.
El suspenso y los giros dramáticos de un interesante texto transcienden el policial negro que parece en un principio. La obra así sumerge al espectador en un viaje hacia los sentimientos más oscuros del ser humano, como la doble moral, la hipocresía, el machismo, la desconfianza, el adulterio y la corrupción. Porque como reza unos de sus párrafos, "estamos siempre vagando por el infierno y quieren que seamos puros". 

  
Ficha técnica:
Actores: Osmar Núñez y Walter Bruno.
Guión: Marco Antonio de la Parra.
Dirección: Dora Milea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario