He aquí el hombre

Las órdenes dadas por el Sr. Obelar, el enigmático dueño de una fábrica, son acatadas con ridícula obediencia por los empleados de la sección "relleno de aceitunas".  
El jefe de personal de este particular lugar, el Sr. Curbelo (Roberto Romano), tendrá que dar la noticia del despido a uno de sus tres empleados (Santiago Caamaño, Gino Calcagno y Santiago Vicchi), lo que generará en ellos peculiares reacciones, donde los resentimientos, envidias y miedos se transforman en peligrosas armas de doble filo. 
Gustavo Lista, el autor del texto de "He aquí el hombre", crea un relato que refleja lo caníbal que, por momentos, puede convertirse un ámbito laboral, entre el absurdo y el drama. 
La energía masculina que aportan los cuatro actores se potencian con el correr de la historia, con muy buenos momentos cuando están todos en escena, pero también con lucimientos personales interesantes. Buena labor de la directora Carolina Solari, quien supo balancear estas energías para un guión en que se equilibra el humor y la emoción.
Situaciones que pueden ser posibles en cualquier realidad de fábrica. Una historia sumamente identificable para cualquiera que trabaje en cualquier mediana o gran empresa en nuestro país. 


Ficha técnica: 
Actores: Santiago Caamaño, Gino Calcagno, Roberto Romano y Santiago Vicchi.
Guión: Gustavo Lista.
Dirección: Carolina Solari.

No hay comentarios:

Publicar un comentario