La vida compartida

El líder político de un grupo de jóvenes revolucionarios (Federico Iglesias, Diego López, César Riveros, Luciana Serio y María Viau) acaba de morir. En esa fecha especial, y quizá como un acto de lealtad, ellos deciden raptar el féretro con sus restos y llevarlo a un teatro abandonado. Allí, homenajearán su memoria, en forma privada.

Pero durante la hora que lleva la ceremonia fúnebre, el fervor retórico cambiará. El cuerpo de estos jóvenes militantes de algún lugar de latinoamérica envejecerá imperceptiblemente, y sus fervorosos discursos irán tomando aristas diferentes.  

Una obra con textos difíciles, viscerales, llenos de sentido, que Pablo Caramelo, guionista y director de “La vida compartida”, pone en boca de cinco actores precisos, cuyas potencias conmueven

El interesante uso del espacio favorece a adentrar al espectador a una atmósfera de clandestinidad, que no dejará indiferente a esos fuertes discursos políticos, y llevarán a la reflexión.  

La palabra y el amor, el idealismo, la lucha, la justicia, el dolor por el “padre” que se fue, la incertidumbre del futuro, y ese legado que queda, en estos jóvenes idealista que, de repente, se encuentran en una sala velatoria despidiendo a su lider.

 


Ficha técnica:

Actores: Federico Iglesias, Diego López, César Riveros, Luciana Serio y María Viau.

Guón: Pablo Caramelo.

Dirección: Pablo Caramelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario