Cuando el tiempo está después

En un humilde barrio del conurbano bonaerense, Segismundo (Nicolás Condito) está encerrado en un sótano hace diecisiete años. Sus padres (Jorge Diez y Marcela Ruiz) sostienen ese cautiverio en secreto hasta que descubren que su hija Rosaura (Mariela Rodríguez) también sabe de éste. A partir de allí, una verdad que intenta salir a la luz.
Un ser al que no se le permite ser, sino perdurar, deja en evidencia lo contradictoria y paradójica que puede ser la vida.
La obra de Jorge Acebo, quien también dirige, argentiniza el mito de “La vida es sueño”, de Calderón de la Barca, uno de los textos más reconocidos del teatro del siglo de oro español. 
Con una dramaturgia impecable, se logra una puesta inquietante. Esas ricas, que no dejan indiferente; esas profundas, que movilizan los sentimientos. Una tensión que se mantiene, y provoca.
Actuaciones precisas, puntillosas, para papeles difíciles y escenas jugadas. Un elenco parejo que bien sabe transmitir lo que se desea.  
El tiempo en la vida no es para igual para todos, y Jorge Acebo plasma este concepto de una manera interesante. Porque para algunos, el pasado; para otros, el presente; y están también aquellos para los que “el tiempo está después…”  


Ficha técnica:
Actores: Jorge Diez, Marcel Ruiz, Nicolás Condito, Mariela Rodríguez y Natalia Pascale.
Voces en off: Hilda Bernard, Alejandro Awada y Edward “polaco” Nutkiewicz.
Guión: Jorge Acebo.
Dirección: Jorge Acebo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario