Perro, un cuento rural

La escena transcurre en el campo. Concretamente en los pueblos de Arrecifes y Capitán Sarmiento, en la Provincia de Buenos Aires. En una vieja pulpería el Tuerto (Tulio Gómez Álzaga), acompañado por su inseparable amigo Ricardo (Francisco Franco), hablan de peleas clandestinas y deudas.
Del otro lado, Tony (José María Marcos), una especie de entrenador de box, busca la manera de hacer algo de dinero ofreciendo a su hijo, el “Perro” (Hernán Grinstein), para una particular contienda. La dulzura de Leyla (Maday Méndez) es la que lo acompañará en el duro entrenamiento, y le brindará toda la contención posible en ese trato hostil.
La historia de cinco seres atascados en las profundidades del campo y de vínculos complejos. Un relato que habla del maltrato, pero también sobre el amor. 
El uso del espacio escénico es uno de los principales logros de esta puesta. Cada rincón favorece a recrear esta atmósfera rural que se pretende desde el cuento que escribió, dirige y también es protagonista Hernán Grinstein. Una historia tan cruda como poética, llena de imágenes. Un trabajo destacable de su autor en su triple rol.
También un párrafo aparte merecen las actuaciones. La profundidad que con el “Perro” logra su actor, entre la animalidad y la ternura, es conmovedora. Interesante labor y cómo se desarrolla esa ríspida relación con su padre – entrenador, y el amor otorgado por la única mujer en escena, que brinda la cuota femenina necesaria entre tanta bruta masculinidad.
Un perro que para sobrevivir muerde la yugular a cualquiera que quiera arrebatarle esa existencia miserable, pero existencia al fin. Hambre de perro campeón, que siente la gloria no tan lejos, un esfuerzo más y la ciénaga desaparecerá.


Ficha técnica:
Actores: Francisco Franco, Tulio Gómez Álzaga, Hernán Grinstein, José María Marcos, Maday Méndez.
Guión: Hernán Grinstein.
Dirección: Hernán Grinstein.

No hay comentarios:

Publicar un comentario