La vida presa

Aldo Mercante (Emiliano Díaz) es un remisero con ínfulas de poderoso en el hampa. Su primo es Mauro Grandi (Federico Falasco), mago recién llegado de Bragado, con sueños de triunfar en su profesión. Pero éste fue engañado, y una supuesta fiesta infantil que iban a animar, terminó por ser un asalto frustrado. Por ese motivo ahora están presos.
Pero a la pequeña celda que tendrán que habitar, un día llegará un tercero, quien alterará sus jornadas. Omar Mario Ramo Gracia (Emiliano Masella) es un empleado bancario un tanto particular, con ambiciones de poeta y una historia oscura oculta.  
Tres paredes y una reja delimitan la realidad de estos reclusos. Una obra que indaga sobre los deseos, los sueños, y la libertad; quizás anhelos que los saquen del encierro.
Inspirada en la película “Bajo el peso de la ley” de Jim Jaramush y en las anécdotas del mago René Lavand, la dramaturga y directora Laura Nevole creó esta comedia entrañable, con momentos de realismo mágico.
Con humor, “La vida presa” presenta actuaciones notables de un trío que se juegan entero en sus roles, poniéndole inclusive el cuerpo a personajes cálidos (como contraste al ambiente carcelario), que pasan como pueden sus días. Desde la puesta, esto es marcado con un buen juego de luces que ilumina y oscurece esa fría celda.
El mundo estático y cerrado de una cárcel es la excusa para el encuentro de tres hombres muy disímiles que tienen que compartir forzadamente una misma realidad.
Una cárcel real pero también imaginaria, la propia cárcel. Porque la puerta está abierta o está cerrada, si está casi cerrada, está abierta…


Ficha técnica:
Actores: Emiliano Díaz, Federico Falasco, Emiliano Masella.
Guión: Laura Nevole.
Dirección: Laura Nevole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario