Como el aire invisible

Un diario y el relato de cómo cotidianamente “algo” o “alguien” se va apoderando de la vida de quien lo escribe. Poco a poco este “ser” va tomando posesión de su persona, de forma velada e intangible. 
Las pesadillas son las formas en que esta entelequia se manifiesta en un comienzo, hasta que nuestros protagonistas descubren que los vasos de agua y leche aparecen bebidos a la mañana siguiente de haberlos dejado. Poco a poco ellos comenzarán a sentirse poseídos por la criatura, que gobierna todas sus acciones, e incluso sus pensamientos. 
“El Horla” es uno de los relatos más conocidos del francés Guy de Maupassant. Una narración que incursiona en lugares profundos de la mente humana, con una historia perturbadora. 
Un género poco frecuente en el teatro argentino que a partir de la correcta dirección de Florencia Suárez Bignoli y una puesta original, logra que la experiencia sea por demás interesante. 
Trabajando desde el desdoblamiento del único protagonista del texto original, Fernando Rodil, Gabriela Julis, Gonzalo Ramos, Julieta Correa, Nela Fortunato y Verónica López Olivera, les dan vida a seis personajes que, sin saberlo, comparten el mismo pesar. 
Interpretaciones prolijas e intensas, que por momentos parecen actuar en un bello juego coreográfico, y que en otros, los movimientos se vuelven mecanizados, como siendo ellos realmente poseídos. Un elenco joven y parejo, que logra trasmitir esas sensaciones de ansiedad, temor, incertidumbre y soledad, que les pasan por sus cuerpos y almas. 
“Como el aire invisible” narra el deterioro de seis mundos, y la locura como consecuencia. Lo desconocido, y la angustia. 


Ficha técnica: 
Actores: Fernando Rodil, Gabriela Julis, Gonzalo Ramos, Julieta Correa, Nela Fortunato y Verónica López Olivera
Guión: Basado en el cuento “El Horla” de Guy de Maupassant.
Dirección: Florencia Suárez Bignoli.

No hay comentarios:

Publicar un comentario