Volvió una noche

Una madre armenia (Herminia Jensezian), desde su tumba, se siente traicionada. ¿Cómo puede su hijo Manuel (Mariano Karamanián) contarle que se va a casar a tan solo tres días del hecho? ¿Cómo puede ser que ella no conozca a su futura nuera Fanny (Belén Santos), y mucho menos, haya dado el visto bueno para la ceremonia?
Con todas estas preguntas y un poco de ayuda divina, la madre volverá al mundo de los vivos para entrometerse, y atormentar, a su hijo, mientras espera llegar a conocer a la pretendiente de su progenitor. Pero allí, de nuevo en su casa, y para su sorpresa también, descubrirá que él le mintió en varios aspectos más.
La historia relata los pesares de una mujer que decide regresar para intentar poner orden a la vida de su descendiente, quien se resiste a mandatos y tradiciones impuestas.
A pesar de ser una obra bien situada en espacio y tiempo, la historia de Eduardo Rovner es universal y atemporal por los temas que abarca: la relación madre – hijo, la (no) comunicación entre ambos, los mandatos familiares y lo impuesto por la sociedad.  
Un lucido elenco, con una buena química entre los personajes, entretiene en una historia tragicómica que permitirá al espectador encontrarse con sonidos y costumbres típicas armenias, pero también con la impronta de un Buenos Aires tanguero. La música, interpretada por una orquesta en vivo, es un condimento extra que le brinda un lindo color a lo que quiere contarse.
La puesta en escena ubica temporalmente a la obra en la época en que fue escrita, con la esencia visual y cultural de los años ´70.
Así “Volvió una noche” aborda cuestiones esenciales a la condición humana, de siempre. Una obra que divierte e invita a reflexionar.


Ficha técnica:
Actores: Herminia Jensezian, Mariano Karamanián, Belén Santos, Charly Arzulian, Juan Manuel Bevacqua, Carlos Dumanian y Cristina Papazian.
Dirección: Hermina Jensezian
Guión: Eduardo Rovner

No hay comentarios:

Publicar un comentario