Te quiero poco, y todo lo demás

“Una parafernalia de pensamientos encadenados. Uno tras otro, atados con la fuerza de la incoherencia”, así Juana (Ximena Seijas) expresa su vacío ante un ambiguo “Te quiero poco” recibido por parte de su novio. A partir de allí comenzará a debatirse en encontrar respuesta a tan compleja y sencilla frase, frecuentando a una terapeuta (Cecilia Pertusi), quien la acompañará en su lucha por buscarle sentido a su realidad.
A través de la búsqueda de significados, Juana recuerda el juego de la margarita y se pregunta por el tema de las cantidades y los sentimientos, la métrica del amor.
Un corazón roto es el punto de partida para esta obra cuya protagonista deambula por el camino de volver a creer en las relaciones de pareja, y allí es dónde comenzarán a surgir las confusiones más íntimas a empezar a salir con amigas o buscando relaciones en un chat.
A través de dos muy buenas interpretaciones, bien conjugadas, de Ximena Seijas y Cecilia Pertusi (quien, además, representa a los varios personajes que Juana cruza en su camino), la historia es acompaña por la interpretación en vivo de un piano hermosamente tocado por Sonia Kovalivker, que, entre actos, canta los sentimientos de la protagonista.
La fluidez con que transita el relato, dirigido por Juan Arena, en un simpático ir y venir con dulces metáforas de golosinas, hace entretenida a la obra, que conmueve, hace reír y enamora. Porque “Te quiero poco…” trata de la filología del amor, del recomenzar después de una ruptura y las cantidades en los sentimientos.


Ficha técnica:
Actores: Ximena Seijas y Cecilia Pertusi.
Piano: Sonia Kovalivker.
Dirección: Juan Arena.
Guión: Adiana Gómez Piperno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario