Historias para ser contadas

En “Historia de un flemón, una mujer y dos hombre”, un vendedor callejero sufre de un malestar en su boca. El dolor le impide trabajar y a medida que los días pasan, él no logra resolver su padecimiento. Con el Obelisco como testigo, el desamparo se apoderará de su ser y experimentará la indiferencia de una de las esquinas más transitadas de la ciudad, la de Carlos Pellegrini y Corrientes.
Con la “Historia de cómo nuestro amigo Panchito González se sintió responsable de la epidemia de peste bubónica en África del Sur”, su protagonista es preso de su moral pero está condicionado por necesidades propias y de la empresa donde trabaja. Sin más animales que exportar que carne de rata, el negocio terminará siendo una gran tragedia.
“El hombre que se convirtió en perro”, no solo perdió su libertad sino también sus atributos humanos. La necesidad de un ingreso de dinero lleva a este individuo hacia una metamorfosis insospechada.
Las tres historias, dirigidas con precisión por Natalia Wursten, están basadas en textos escritos por Osvaldo Dragún en 1956. Con enorme vigencia, estos relatos muestran seres comunes, en situaciones cotidianas. La imagen de la existencia humana.
Los distintos personajes, interpretados por Darío Mira, Matías Tisocco, Nadia Tycholis, y la actuación de la propia directora, luchan contra el sistema impuesto, pero también contra si mismos, contra su propia existencia. Y, como en la vida real, muchas veces la tragedia se convierte en grotesco.
La interpelación al público, el corrimiento de escena del actor mostrando su cara real (dejando de lado la famosa “cuarta pared”) y la puesta despojada, hacen también interesante a esta obra que busca la identificación y dejar un mensaje que lleve a la reflexión. Para ver teatro con compromiso social.



Ficha técnica:
Dirección: Natalia Wursten
Guión: Osvaldo Dragún
Actores: Natalia Wursten, Darío Mira, Matías Tisocco, Nadia Tycholis

No hay comentarios:

Publicar un comentario