Babel, Boedo, Babilonia

En una casa tomada del barrio de Boedo, una especia de versión actual de un viejo conventillo, convive un grupo de inmigrantes y argentinos. Sus historias se multiplican por cuantos habitantes transitan por el multiétnico lugar, y los conflictos, ante la convivencia con el otro, son inevitables. Así, las relaciones entre todos ellos llevarán a enfrentamientos, amores, traiciones y confidencias.
Con características del clásico sainete tragicómico, “Babel, Boedo, Babilonia” retoma la temática trabajada por Armando Discépolo sobre la inmigración y sus influencias, todos ellos compartiendo el mismo espacio, en un barrio porteño.
Cada personaje que allí habita, tanto extranjero como nativo, buscará un lugar para contar su vida. Así el relato terminará llenándose de divertidas pequeñas situaciones, que hacen a un final común, con sentimientos compartidos.
Con dialectos y señas particulares bien logradas en cada caracterización, las actuaciones son parejas y logradas entre todo el numeroso elenco. Así se destaca el trabajo de cada parlamento de los personajes, como también el manejo corporal y la gestualidad de los mismos.
La puesta en escena suma a la originalidad de la obra, con un creativo uso del espacio escénico, perfectamente adecuado en el teatro “El desguace”, en pleno Boedo, en lo que era un viejo almacén.
Con esta historia Daniel Kersner, director y dramaturgo, “intenta meternos, con humor y sin ninguna solemnidad, con la nueva inmigración y con los nuevos marginados, teniendo presentes dos premisas complementarias: una la de Tolstoi `Pinta tu aldea y serás universal´ y la de nuestro Arturo Jauretche `Lo nacional es lo universal contado por nosotros´”.

Ficha técnica:
Dirección: Daniel Kersner
Actores: Dominique Antoine, Alejandro Basques, Julián Belleggia, Gabriela Blejer, Gricel Figueredo, Macarena González, Rubén González, Gabriel Insaurralde, Paula Lagos, Romina Marano, Azul Masseilot Giuliano, Mariano Beitía, Alicia Inés Ricagni, Florencia Rubinetti, Alejandro Schaefer y Juan Manuel Soto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario