Más liviano que el aire

Rafaela, Faila o Lita (Betiana Blum) es una anciana de 93 años que mantiene encerrado en el baño de su departamento a Santi (Juan Barberini), un adolescente que la abordó en la calle para robarle. Instalada del otro lado de la puerta, la mujer, solterona y ex docente, insiste en contar la historia de su madre al joven, con la promesa de liberarlo cuando termine el relato. Pero la anciana pretende también educar al chico, que considera la encarnación de los males que acechan al país. Así, su historia íntima, se entrelaza con la nacional.
La furia de él al verse encerrado lo hace resignarse a escuchar, pero pronto se sentirá también parte del monólogo de ella y comenzará a preguntar. De allí nace una relación especial entre ambos, a pesar de sus distintas condiciones sociales y la diferencia de edad.
Ambientada en el lujoso departamento de la anciana, con una correcta iluminación que va indicando el paso de las horas, Betiana Blum, maquillada y con una actitud corporal lograda, interpreta una verdadera señora de más de 90 años cuya rutina se trastoca ante la convivencia con el intruso. A partir de su sola presencia en escena (Santi es sólo una voz detrás de la puerta del baño), la actriz desarrolla su papel correctamente, instalando un juego de poder, donde lo alimenta, del mismo modo que le da y le quita la palabra al joven.
Un relato ameno y muy argentino que indaga al espectador sobre la violencia social, la incomunicación y la soledad.
“Más liviano que el aire” es la adaptación teatral hecha por Gabriela Izcovich, quien también dirige, de la novela de Federico Jeanmaire, Premio Clarín de Novela 2009.


Ficha técnica:
Dirección: Gabriela Izcovich
Dramaturgo: Federico Jeanmaire
Actores: Betiana Blum, Juan Barberini (voz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario